ÔĽŅ

21/03/2018

Bono Convertible

Bono Convertible

Puede que en alguna ocasión hayas oído nombrar el término bono convertible pero no tengas claro que significa. Es probable que no conozcas la diferencia entre este tipo de bonos y los bonos simples. O que no sepas si se trata de activos financieros que pertenecen a la renta fija o a la renta variable.

Si este es tu caso, no te preocupes. Desde Crédito Particular vamos a explicarte qué es un bono convertible, los diferentes tipos que existen y cómo funcionan. ¿Te gustaría saber más? En ese caso, sigue leyendo.

Qué es un bono convertible

Cuando hablamos de bonos convertibles lo hacemos para referirnos a un tipo de activo financiero que pertenece a la renta fija.

Los bonos de tipo convertible permiten al propietario canjear sus títulos por acciones. Lo que diferencia a los bonos convertibles del resto es precisamente esa capacidad de convertirse en acciones. Es decir, en un producto de renta variable que parte de otro de renta fija.

Dependiendo de si la conversión es obligada u opcional hablaremos de un producto de renta fija o de uno de renta variable. Es decir, que si nos encontramos ante un bono obligatoriamente convertible estaremos ante productos de renta variable. Sin embargo si hablamos de bonos que el propietario decide convertir en acciones, nos encontraremos ante un producto de renta fija.

Estudiemos un poco más en detalle estos dos tipos de bonos.

 

Tipos de bonos convertibles

Bono de conversión de tipo voluntario

En estos casos el propietario es el que decide convertir de forma voluntaria sus bonos en acciones. Es decir, que la decisión parte del inversor y no del emisor. Se trata de los más interesantes para los titulares puesto que la decisión de su conversión recae en el propietario. Y si esta no resulta adecuada a nivel económico no tiene por qué llevarla a cabo en ningún momento.

 

Bono de conversión de tipo obligatorio

En este tipo de bonos, sin embargo, el emisor obliga al inversor a su conversión en acciones en un momento dado. De ahí que sean considerados títulos propios de la renta variable. Este tipo de producto no es adecuado para inversores con pocos conocimientos financieros. De hecho a no ser que se tengan amplios conocimientos bursátiles este tipo de bonos están completamente desaconsejados para los inversores debido a su elevado riesgo.

 

Cómo funcionan

Los bonos convertibles se utilizan como opciones de financiación flexibles. Sobre todo por parte de las empresas con un elevado riesgo.

Por medio de estos bonos los inversores tienen el derecho de cambiarlos por acciones en una fecha límite establecida de manera previa. El titular tiene la opción o bien de realizar un canje, o bien de llevar a cabo una conversión.

    - Hablaremos de canje cuando se cambien unas acciones por otras ya existentes y que forman parte de la cartera del que emite dichos bonos.

    - Nos referiremos a una conversión cuando las acciones no existan previamente sino que sean completamente nuevas y pertenezcan a una ampliación de capital.

Hasta que no se realiza el cambio o el canje de estos bonos convertibles el titular recibirá intereses a través de unos cupones periódicos.

Una vez que se acerca la fecha establecida para realizar la conversión del bono el inversor podrá o bien ejercer su derecho de canje o conversión o bien esperar hasta la siguiente fecha de conversión o hasta el momento de vencimiento de este tipo de bonos.

 

Diferencia entre bonos convertibles y bonos simples

La principal diferencia entre los bonos convertibles y los simples es la naturaleza mixta de los primeros gracias a sus posibilidades de conversión.

 

Los bonos simples

Cuando hablamos de bonos simples lo hacemos para referirnos a los activos financieros o títulos de renta fija que se emiten por parte de una entidad bancaria. Los bancos emiten estos títulos como método para poder financiarse ofreciendo a los inversores interesados un pago periódico por estos bonos. Estos pagos periódicos tienen un importe fijo y una duración determinada y se conocen bajo el término de cupones.

Estos activos financieros pertenecen por su naturaleza a la renta fija.

 

Los bonos convertibles

Los bonos convertibles, sin embargo, van más allá de los simples pues permiten a los titulares la posibilidad de convertirlos en acciones. Es decir, de hacer que sus bonos pasen a formar parte de la renta variable. Siempre y cuando estos bonos no sean convertibles por obligatoriedad. Según la obligación de esta conversión nos encontraremos con dos tipos de bonos convertibles, los de conversión voluntaria y los de conversión obligatoria. En estos últimos existe un plazo máximo para que dichos bonos pasen a convertirse en acciones. Quiera o no el titular.

Podemos hablar de un tercer tipo de bonos convertibles si tratamos también los bonos canjeables. Es decir, aquellos que pueden canjearse por acciones que ya existen dentro de la cartera del propio emisor.

 

¿Qué ventajas tiene este tipo de producto?

Este tipo de bonos son ideales para realizar inversiones de menor riesgo. Por norma general ofrecen buenos resultados en todo tipo de escenarios al ofrecer una importante rentabilidad y un mínimo riesgo en comparación con otro tipo de inversiones. Especialmente frente a activos de largo plazo.

 

Si te ha gustado este artículo…

Te animamos a que eches un vistazo al apartado de noticias de Crédito Particular. Aquí podrás encontrar información detallada e interesante sobre información financiera, finanzas personales y préstamos. Como por ejemplo los siguientes.

    - El impuesto ITP ¿qué es, cómo calcularlo y cuándo toca pagarlo?

    - Códigos IBAN y BIC ¿Qué son y para qué sirven?

    - Consejos de cómo salir del ASNEF

Solicitar préstamo

¡Comprueba ahora si podemos
concedértelo!

Déjanos aquí tus datos de contacto:

Histórico de noticias

  • 13/04/2018
    Préstamos personales sin aval y sin buró

    Cuando hablamos de buró de crédito lo hacemos para referirnos a una empresa de tipo privado cuya finalidad es proporcionar a las empresas que están afiliadas a ella información acerca de cómo se han comportado las diferentes compañías y personas físicas que han solicitado distintos créditos.

    Cualquier persona o empresa que haya pedido un crédito en algún momento forma parte de esta base de datos. Y en esta base de datos se puede, por tanto, consultar el historial crediticio de esos clientes. Los bancos, las tiendas, las entidades financieras, los arrendadores, las compañías telefónicas, las energéticas etcétera, suelen ser las empresas que se afilian al buró de crédito y consultan la información de posibles clientes.

    Pero, ¿es posible recibir préstamos personales sin un aval o sin que dicho prestamista consulte previamente el buró? En Crédito Particular te lo explicamos.


    Leer m√°s
  • 06/04/2018
    Préstamos sin aval para autónomos

    Comenzar una nueva andadura profesional es algo muy complicado. Sobre todo si quieres lanzarte al mundo del autoempleo en España. Donde este grupo de trabajadores está bastante desprotegido.

    Uno de los principales problemas a los que se tiene que enfrentar un emprendedor para poder poner en marcha su negocio es la falta de crédito. Ante estas situaciones es normal que se recurran a los préstamos. Sin embargo, ¿dónde se pueden conseguir cuando se carece de aval? En Crédito Particular te lo contamos todos.


    Leer m√°s
Ver más