prestamos rapidos

Préstamos rápidos

Los préstamos rápidos se utilizan si el salario mensual no alcanza para pagar los gastos fijos. En esos casos, se suele recurrir a una fuente de financiación, normalmente la banca o la caja de ahorro. Pero es de público conocimiento que estas instituciones son bastante exigentes para con los clientes, pues con el fin de asegurarse el cobro de la deuda, piden que aquellos estén a la altura de ciertos ítems indicadores de su solvencia. Para colmo de males, como lo indican recientes estudios de mercado, el panorama económico europeo se presenta poco alentador, por lo que se han endurecido las condiciones al momento de solicitar fondos ajenos. Los préstamos solucionan muchas de estas situaciones.

Una de las primeras piedras que se encuentran en el camino para alcanzar créditos rápidos es la premisa de no tener deudas y sí contar con ingresos suficientes. Es decir que las personas cuyo nombre aparece en RAI o Asnef o cualquier archivo de morosos, o están sin trabajo, o bien su nómina es insuficiente (o no la poseen, en consecuencia no tienen manera de justificar sus entradas de dinero) no pueden obtener crédito de terceros. Salarios muy bajos o poca proporción de contribuciones a la Seguridad Social impiden el acceso a financiación. Los créditos rápidos, en cambio, están diseñados para satisfacer la demanda incluso de sectores del mercado considerados normalmente insolventes por estar atravesando alguna de estas situaciones.

¿Por qué razón los créditos rápidos suelen parecer más accesibles que los tradicionales?

No es novedad para nadie que la crisis económica nacional ha hecho aguzar el ingenio y por eso se han desarrollado nuevos sectores del mercado, que han visto una oportunidad donde solo parecía haber dificultades. Cada vez son más las personas que se ven en aprietos económicos, y en atención a esta demanda ha surgido un método nuevo de financiación. Ante todo, hay que considerar que los préstamos no provienen de las instituciones financieras comunes, sino de compañías privadas que se manejan con inversores privados. Los prestamistas particulares son personas que dan dinero inmediatamente a los clientes necesitados de fondos que lo soliciten, a cambio del pago de ciertos intereses. No sólo la fuente del capital es externa, sino que presenta normas distintas a las de los bancos.

Sistema dinámico para los préstamos rápidos

Además de más flexibles, los créditos rápidos se manejan con un sistema dinámico. La idea es acercar dinero rápido (clica aquí para saber como) a las manos del cliente, y así, no requieren muchos trámites para ser obtenidos. Hay dos vías al momento de hacer la solicitud: o por teléfono, al 93 013 04 16, o por Internet, mediante el llenado de una ficha Web. En poco tiempo un inversor responderá al pedido de préstamos y dará marcha adelante al resto de la gestión, que consiste en la presentación de DNI, datos de cuenta bancaria y la escritura de una vivienda. Después de firmar el contrato, el prestamista hace una transferencia por el importe solicitado a la caja de ahorro comúnmente utilizada por el cliente.

Lo que acabamos de mencionar significa que para poder adquirir un préstamo rápido, se debe presentar como garantía de pago un inmueble libre de cualquier deuda o carga. La facilidad que se le ofrece al cliente es que no es obligatoria la posesión personal del bien, porque el mismo puede pertenecer también a un familiar o conocido. Estos préstamos rápidos de tipo hipotecario habilitan una cantidad análoga al 20% del valor de la vivienda, o 150.000. A su vez, el importe mínimo que se puede demandar es de 6.000 euros. Los inversores privados no tienen límite de capital: el máximo solamente lo indica el precio en mercado del inmueble. Dicho bien es el único aval y a la vez exigencia indispensable que se pide al usuario para tener el dinero.

Confidencialidad absoluta para su crédito

Es bueno tener en cuenta que, para tranquilidad del cliente, mediante diversas gestiones se le garantiza un nivel de confidencialidad absoluta. Así, por ejemplo el consumidor no cae en investigaciones sobre su actividad económica, su nómina ni tampoco en el destino final del dinero solicitado. Además el contrato de esos créditos rápidos se firma ante un Notario autorizado, y en un estudio perteneciente a la localidad de residencia del usuario. En suma, todas las etapas de la operación han sido diseñadas para que todo sea mucho más cómodo al cliente, sin colas ni trámites burocráticos. Otro punto que hay que aclarar es que los créditos rápidos de capital privado están normativizados y controlados por varias leyes nacionales, con miras a proteger al consumidor y también a la entidad prestadora.

Los préstamos cuentan con un programa de pago

Por otra parte, no es un dato menor el considerar que toda la operación se concreta con un contrato que tienen que rubricar las dos partes intervinientes. En él deben estar explicitados todos los términos de la deuda, incluidos los intereses –que son variables según las características del crédito- y los plazos de cancelación. Los préstamos rápidos cuentan con un programa de pago que corre a partir de 1 año y puede ser extendido hasta 15 años. Otro punto a tener en cuenta es que se ofrece servicio de amortización después del segundo año de deuda. El cargo por mora representa el 0,25% del capital pedido. El cliente tiene derecho a conocer por anticipado todos los cargos extras que deberá pagar, antes de la firma del contrato. Por eso es que muchas páginas Web tienen un software que simula el préstamo rápido y permite calcular los distintos conceptos de la deuda.

Con miras a cubrir una fracción del mercado cada vez más amplia, el servicio de obtención de préstamos se halla disponible en toda la extensión del territorio español. Gracias a eso prácticamente cualquier aspirante mayor de edad y que resida en el país verá aprobada su solicitud de crédito. Sin lugar a dudas hay muchas ofertas para volver a ser solvente, lo importante es dar con la alternativa más adecuada a las finanzas personales. Por eso lo invitamos a considerar todas las propuestas tranquilamente y decidirse por aquella que le dé la solución más cómoda. El objetivo principal es, en resumen, brindar sin más demora, préstamos para sortear gastos y deudas de manera simple, efectiva y discreta.

Solicitar préstamo

¡Comprueba ahora si podemos
concedértelo!

Déjanos aquí tus datos de contacto:

Últimas noticias